martes, 26 de marzo de 2013

Bésame, bésame mucho...

Paradoja de la crisis: dicen que hay una relación directa entre las crisis económicas y la venta de barras de labios: el llamado Lipstick Index, definición acuñada por el presidente de la Estée Lauder, Leonard Lauder.

Personalmente, considero que un buen pintalabios te viste y mi favorito, cuando llega el buen tiempo, es el Coco Rouge Shine nº44 de Chanel, con su cálido tono anaranjado.


Coco Rouge Shine nº 44, Sari d'Eau
Pero no es importante solo el tono del pintalabios en sí. Hay que cuidar los labios y preparar bien la base para que el producto adhiera bien, dure más tiempo y para que cada beso, con o sin pintalabios, sea una caricia.

He investigado un poco y he visto que hay mucho material en la red, desde recetas caseras, hasta yoga para el rostro, este último muy, muy gracioso. Solo os anticipo que entre los ejercicios están los besos estilo Marilyn, así que creo que haré ejercicio, pero sin que nadie me vea...



Además de todo ésto, también hay productos interesantes, así que he intentado "organizar" una mini-rutina de cuidado para los labios.

Primero, exfoliar.
Entre lo que he visto, me ha parecido interesante el exfoliante para labios de Lush, con vainilla, aceite de menta y azúcar  Lo aplicas, frotas los labios y una vez acabado... lames el exceso, y listo.

Segundo, hidratar.
Para la hidratación por lo general soy muy clásica: Liposan Classic Care es un producto muy bueno. Es más, la marca tiene otras líneas que también funcionan muy bien. Pero últimamente me están gustando mucho los productos de Kiehl's y el bálsamo labial de la marca es un básico, me gusta y tiene protección solar.

También existen unos productos anti-edad. Sephora vende el rellenador y voluminizador Lines No More For Lips de la marca Dr Brandt, perfecto para el llamado código de barras: las arrugas que se forman encima del labio superior.

Finalmente, cuando los labios estén listos, y lisos, hay que pensar en el pintalabios, y si aún no has encontrado el tono que te gusta, te dejo un consejo que me regaló un día una maquilladora: la barra de labios se debe probar sobre la yema del dedo meñique, que es como la piel de los labios. Si la pruebas sobre la piel de la mano te sube de uno a dos tonos.

Y ahora... ¡a besar se ha dicho!

8 comentarios:

  1. yo empecé con las uñas naranja, lo próximo el lipstick y a besar se ha dicho....

    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué bien Eva! A lo mejor con nuestros colorines también conseguimos "llamar" el buen tiempo :-)

      Eliminar
  2. Dicen que esta crisis ha cambiado ligeramente el índice, que sí se siguen vendiendo más pintalabios en plena crisis pero que también se venden pintauñas.
    Vamos que estaremos fatal pero monísimas.
    El exfoliante de labios de Lush es un placer de los dioses, además de funcionar dan ganas de usarlo solo de lo rico que está.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aida, ya sabes, antes muerta que sencilla :-D

      Eliminar
  3. Estupendos consejos. Ahora bien, yo soy de las que no puedo llevar los labios pintados, no me quedan nada "naturales", ¿por qué hay chicas a las que le quedan taaaaaaan bien? Lo conté en este post

    http://blog.strending.com/posts/chic-frances-o-efecto-pilingui-el-quid-esta-en-los-labios-rojos?locale=es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Acabo de leer tu post. Muy bueno :-) ¡Hasta la próxima!

      Eliminar
  4. No sabía lo del dedo meñique, ¡qué curioso! ¿Has hecho la prueba? ¿Funciona?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, lo probé, y la verdad, el tono se parece más al de los labios :-) Ten en cuenta también que la piel de las manos siempre está más expuesta, y por lo tanto suele tener un tono "más morenito" ;-)

      Eliminar